Las vivencias emocionales humanas se analizan siguiendo el modelo fenomenológico descriptivo

propuesto por el excepcional psicólogo y filósofo alemán Philipp Lersch.

VITALIDAD:

El dolor y el placer, el aburrimiento, la saciedad y la repugnancia, el asco físico y psíquico (o repulsión), el agrado y desagrado (fastidio), la alegría y la aflicción, el embeleso (fascinación) y el pánico (horror).

YO INDIVIDUAL:

Las vivencias emocionales de la conservación del individuo: el susto, la agitación, la ira o rabia, el temor (miedo), la confianza y la desconfianza.

Las vivencias emocionales del egoísmo, el deseo de poder y de la necesidad de estimación: el contento (satisfacción) y el descontento (insatisfacción), la envidia, los celos, el triunfo y la derrota, el halago y el agravio (sentirse herido).

Las vivencias emocionales del impulso vindicativo: el desquite (la alegría de vengarse), la alegría por el daño ajeno, la gratitud (agradecimiento).

Las emociones de la tendencia a la auto estimación: vivencias de inferioridad y de vergüenza, la autoestima, el desprecio de sí y el arrepentimiento.

TRANSITIVAS:

Las emociones dirigidas hacia el prójimo: simpatía y antipatía, estima y desprecio, veneración (respeto), burla, co-alegría (alegrarse con los demás) y compasión, amor al prójimo, amor erótico y odio.

Las emociones de las tendencias creadora y cognoscitiva: alegría de crear y sentimientos noéticos (cognoscitivos).

Las vivencias emocionales de las tendencias amorosas y morales: amor extrahumano a las cosas y sentimientos normativos.

Las vivencias emocionales de las tendencias trascendentes: el sentimiento artístico, los sentimientos metafísicos, el asombro, el sentimiento religioso.

Sentimientos del destino: la espera, la esperanza, el temor del futuro y la preocupación, la resignación, la desesperación.

Clientes

PSICOLOGÍA

INTEGRAL